Memorias de mi corazón roto.

Me daba pánico aceptarlo, era invierno y yo ardía por comerle los labios, por que devorará mi cuello, por tomarnos de la mano. Era invierno y nevaba en su corazón…

Deja un comentario