Al final del día.

Al final del día, no estamos tan solos ni somos tan raros cómo creemos, todos nos parecemos un poco. Todos sufrimos, tenemos miedos, nos equivocamos, confiamos, queremos querer y queremos que nos quieran, reímos, nos aislamos y llevamos batallas internas a diario. No sabemos qué vendrá más adelante pero sí los lugares a los que no debemos regresar. Estamos aquí viviendo nuestra vida lo mejor que podemos, porque nadie nos enseña. Así que no te sientas mal por tener días grises, yo también los tengo, todos los tenemos.

Deja un comentario